Graffiti de mayo: pintadas de amor en Torrenueva / Isabel Carrasco

Varias pintadas de mayo (2009, 2012, 2010, 2013, en la calle Arjona con la calle Real. Torrenueva, Ciudad Real. (30 de junio de 2020) Fotografía de Mª Isabel Carrasco Castro
Varias pintadas de mayo (2009, 2012, 2010, 2013, en la calle Arjona con la calle Real.
Torrenueva, Ciudad Real (30 de junio de 2020).
Fotografía de Mª Isabel Carrasco Castro.

En la pequeña localidad de Torrenueva (Ciudad Real), [1] desde tiempos inmemorables, [2] pasada la media noche del 30 de abril, los muchachos salen con sus cuadrillas para pintar los mayos en las fachadas a las chicas solteras. Esta tradición constituye un fenómeno gráfico muy original dentro del graffiti de motivo amoroso. [3]

Las pintadas se caracterizan por la escritura de la palabra mayo en letra mayúscula [4] A continuación, se escribe el nombre de la aludida, algún mensaje (TQ, te quiero), el dibujo de un corazón o el año de realización, siendo esta última fórmula la más abundante en la actualidad. Los tamaños varían, pero suelen pasar o doblar el palmo pues deben ser visibles a cierta distancia. Normalmente se escribe con pintura y brocha, aunque hay algunas más recientes que parecen hechas con aerosol. Respecto a los colores, predominan el blanco, el azul, el marrón y el negro, es muy posible que esto se deba a que eran los colores que la gente tenía más a mano en su casa; el blanco y el azulete son con los que tradicionalmente se cubrían fachadas y zócalos. El marrón podría venir de una mezcla de agua y tierra de la zona, la cual contiene un pigmento muy rojizo, pues es rica en hierro. [5] Por último, el negro es el color de las rejas de las ventanas, que se repintan periódicamente. [6]

Varias pintadas de mayo (2003, 2004, 2007, 2008, 2014) en la calle Arjona. Torrenueva, Ciudad Real.
Varias pintadas de mayo (2003, 2004, 2007, 2008, 2014) en la calle Arjona.
Torrenueva, Ciudad Real (06 de abril de 2019).
Fotografía de Mª Isabel Carrasco Castro.
Pintada de mayo en la Carretera de Valdepeñas. Torrenueva, Ciudad Real.
Pintada de mayo en la Carretera de Valdepeñas.
Torrenueva, Ciudad Real. (06 de abril de 2019).
Fotografía de Mª Isabel Carrasco Castro.

La gente del pueblo ha tenido todo tipo de reacciones a esta costumbre para la que nunca se ha dado permiso y, de hecho, ha sido perseguida por la policía y por los propios vecinos. Había familias que se pasaban gran parte de la noche en vela para vigilar que no pintaran su fachada. Igual que en otras culturas del graffiti, para los mayistas estas dificultades constituían un reto, por lo que esas paredes eran uno de los objetivos más golosos de la noche. La situación se agravaba en las casas en las que había varias chicas jóvenes, ya que sus fachadas podían aparecer completamente llenas de pintadas. Otras familias, sin embargo, las recibían con orgullo, interpretándolas como una señal de interés hacia su hija. A la mañana siguiente, de la chica que no tenía un mayo en la fachada se solía decir que estaba desmayada, [7] con lo que la ausencia de mayo marcaba falta de pretendientes.

Como es costumbre en La Mancha, y por una cuestión de temperatura y salubridad, antiguamente la mayoría de las fachadas estaban encaladas, con el inconveniente de tener que jalbergar [8] una vez al año, normalmente con los primeros días de buen tiempo en primavera. Consecuentemente, las pintadas de los mayos no permanecían largo tiempo y, por lo tanto, su presencia no suponía un malestar mayor. Sin embargo, a partir de la década de 1970, con el cambio de los tiempos y las modas, las fachadas se fueron individualizando con colores y materiales diversos como piedra o ladrillo vistos, azulejos, etc. Esto provocó que las pintadas comenzaran a resultar un problema, [9] por lo que poco a poco fueron desplazándose a unas pocas fachadas concretas donde se ha ido concentrando la actividad, llegaron más tarde al suelo, donde ahora tienden a desaparecer rápidamente. En la actualidad quedan paredes que presentan una acumulación de mayos de años distintos, conformando un palimpsesto [10] que ha devenido en una suerte de espacio seguro. También se pueden observar algunos mayos en espacios que no están relacionados con la destinataria de la pintada, podría tratarse de una evolución de la costumbre que se prefiere hacer en zonas menos concurridas y que comienza a variar respecto al sentido original perdiendo la importancia de la ubicación y el contexto, con lo que se asimilaría a una firma.

Pintada de mayo (2013) en la Plaza de Castilla la Mancha.
Torrenueva, Ciudad Real (19 de agosto de 2019).
Fotografía de Mª Isabel Carrasco Castro.
Pintada de mayo (2009) en el parque municipal. Torrenueva, Ciudad Real
Pintada de mayo (2009) en el parque municipal.
Torrenueva, Ciudad Real (30 de junio de 2020).
Fotografía de Mª Isabel Carrasco Castro.

La fecha y las características de las pintadas nos sitúan en las festividades del mes de mayo que celebran la llegada de la primavera, asociada al amor y a la fertilidad con sus rituales orientados a garantizar las cosechas y la fecundidad. En muchas localidades de España, los chicos jóvenes abren las celebraciones la noche del 30 de abril plantando en las plazas un árbol, tronco o cucaña llamado mayo. Alrededor de este elemento vertical transcurren bailes, juegos y se acompaña con decoración vegetal que, en ocasiones, se extiende a otras partes del pueblo, especialmente a las puertas y balcones de las chicas casaderas. Estas tradiciones de origen prerromano sobreviven hoy sincretizadas con del cristianismo. Según la zona, el árbol se sustituye o acompaña de la cruz, a la que se cubre de flores. El mes se dedica la Virgen María y, por extensión, a las madres. Muchas veces las celebraciones se acompañan de elementos purificadores, de renovación y necesarios para la vida como el fuego y el agua [11]. En el caso de Torrenueva, esa noche algunos muchachos del pueblo van a la iglesia a cantar el primer mayo [12] a la Virgen y, a continuación, van a rondar a la puerta de las mozas solteras. Otros, como hemos visto, esperan hasta más tarde para salir a pintar. [13]

La asociación cultural El Candil explica las pintadas en el contexto de los largos lutos que mantenían a las chicas en los interiores de las casas y que dificultaban la comunicación con posibles pretendientes. De este modo, el mayo funcionaría como declaración y, además, obligaría a las chicas a salir a la calle para desarrollar la tarea de encalar las fachadas. A pesar de la multitud de variantes locales, el binarismo de género parece un elemento destacado en la base de las fiestas de mayo, de tal modo que las chicas solían tener un papel más pasivo y su espacio de acción se circunscribía al de la decoración de la cruz dentro de las casas o alrededor de las iglesias. Por el contario los chicos se movían en espacios más amplios para desarrollar sus actividades, que solían incluir muestras de gallardía y habilidades para el cortejo. En este sentido, la pintada de los mayos responde a la escritura mural como juego y marca territorial con fines amorosos y, aunque ya está desligada de las constricciones de roles tradicionales de género, merece la pena estudiarla y conservarla. [14]

Pintada de mayo (2013) en al puente de la calle Cervantes. Torrenueva, Ciudad Real
Pintada de mayo (2013) en al puente de la calle Cervantes.
Torrenueva, Ciudad Real. (30 de junio de 2020).
Fotografía de Mª Isabel Carrasco Castro.
Pintada de mayo (2019) sobre el suelo (sin ubicación). Torrenueva, Ciudad Real.
Pintada de mayo (2019) sobre el suelo (sin ubicación).
Torrenueva, Ciudad Real (15 de agosto de 2019).
Fotografía de Mª Isabel Carrasco Castro.

Referencias

Caro Baroja, J. La Estación de amor. Fiestas populares de mayo a San Juan. Madrid: Taurus, 1979.

Figueroa Saavedra, F. «La memoria del amor». El grafiti de firma. Madrid: Minobitia, 2014, pp. 85-94.

Moreno Perea, E. «Mayos y cruces». Recuerdos de un torreveño. Madrid: Azul Como la Naranja, 2009, pp. 71-72.

Sánchez Carrero, A. «El mes de mayo». El tirón de las raíces. Estampas de un pueblo manchego en los 50. Sevilla: autoedición, 2002, pp. 141-144.

Notas

[1] Torrenueva es un municipio de la provincia de Ciudad Real que pertenece históricamente a la comarca del Campo de Montiel. Según los datos del INE, en 2018 contaba con 2752 habitantes.

[2] Hoy por hoy resulta difícil determinar el momento en el que surgió esta tradición. La gente de Torrenueva a la que se le ha preguntado lo recuerda «de toda la vida» y algunos de ellos son nonagenarios, por lo que se deduce que la costumbre ya se daba en la década de 1940. Ángel Sánchez Carrero, quien describe las costumbres del pueblo en los cincuenta, ya lo recoge. En la actualidad, el mayo más antiguo conservado en el pueblo data de 2003.

[3] El tema es amplio y daría para un estudio independiente; una mirada rápida a la temática de la escritura mural desde la Antigüedad apunta al amor o al erotismo como una de las motivaciones fundamentales. Vid. Figueroa Saavedra, F. «La memoria del amor». El grafiti de firma. Madrid: Minobitia, 2014, pp. 85-94.

[4] También se dan algunas variantes como mayete o maya.

[5] Sánchez Carrero afirma que se pintaba con arcilla y agua (142).

[6] La anterior descripción se basa en los mayos que quedan en Torrenueva a principios de 2020.

[7] «El uno de mayo / por la mañana, / la que no tiene mayo / está desmayada» (Sánchez Carrero, 142)

[8] Variación de encalar utilizada en La Mancha.

[9] El concepto de espacio público y privado difiere con respecto al de la ciudad. En las casas tradicionales unifamiliares de los pueblos, la gente siente la fachada exterior como algo propio. Ese sentido de privacidad se extiende también al trozo de la calle de cuya limpieza también se ocupa cada vecino.

[10] Por extensión, se refiere a superficie de escritura que se borra y sobrescribe o reescribe, dando lugar a capas escritas en momentos diferentes, pero cuyos restos permanecen visibles.

[11] Debido a la falta de espacio, este párrafo tan solo es un resumen muy general que aglutina muchas variantes de las fiestas de mayo dentro de la Península y Europa. Existen muchas publicaciones sobre el tema, especialmente sobre los mayos en Andalucía, pero la referencia clásica para la mayoría de ellas es el texto de Julio Caro Baroja: La Estación de amor. Fiestas populares de mayo a San Juan (1979).

[12] Los mayos también son canciones populares acompañadas de instrumentos de cuerda y cuyas letras varían en cada localidad. Suelen constar de estrofas de cuatro versos con rima en el segundo y cuarto. Tradicionalmente son cantadas por hombres y dedicadas a mujeres, siendo el primer mayo normalmente para la Virgen María.

[13] En muchas localidades, los protagonistas masculinos de las celebraciones de mayo eran precisamente los quintos, por lo que se podría deducir que los mayos guardan alguna relación con las pintadas de los quintos en otros lugares. Sin embargo, esta tesis no parece acertada en el caso de Torrenueva, donde los quintos han celebrado sus fiestas en otras fechas y no han tenido la costumbre de escribir en las fachadas.

[14] Dada la ausencia de documentos escritos a fecha de esta publicación (únicamente los de Sánchez Carrero y Moreno Perea mencionan el tema brevemente), la información aquí recogida se basa tanto en mis propias observaciones como en la tradición oral que me ha llegado gracias a algunos generosos informantes. Entre ellos Casi, María José, Pepi y muy especialmente Ángel Laguna (director de la Universidad Popular) y Julián Núñez (Asociación Cultural El Candil), a quienes aprovecho para expresar mi agradecimiento. Quien tenga más información o fotografías sobre las pintadas de los mayos, quiera rectificar algunas de las aquí recogidas o conozca otra tradición similar, lo animo a que, por favor, me escriba a isabelakis@yahoo.es.

2 comentarios en “Graffiti de mayo: pintadas de amor en Torrenueva / Isabel Carrasco

  1. Sería interesante añadir que esta costumbre no es exclusiva de TORRENUEVA. algunas o casi todas las localidades del CAMPO DE MONTIEL la han practicado y en algunos casos que yo conocí durante los años 80 con variantes algo curiosas y sorprendentes como tirar, esturrear o salpicar cubos de pintura enteros embadurnando la mayor parte de las fachadas, en lugar de escribir la palabra MAYO.

    1. Hola, Pedro. Muchas gracias por tu comentario. O sea, no escriben nada pero sí marcan con pintura en la pared ¿no? Te agradecería muchísimo si me escribieras para continuar la conversación porque tengo mucho interés (mail al final del artículo). !Mil gracias por enriquecer y participar en el foro!

Los comentarios están cerrados.